Historia de las “Tardes de té”

Palabras como “Cuppa” (“cup of”- “copa de”) y expresiones como “not my cup of tea” (“no es mi taza de té”) forman parte del repertorio popular británico desde hace ya muchos años, por no mencionar que el té ha sido la “bebida nacional” en Inglaterra durante generaciones. A pesar de que la costumbre de beber té se remonta al tercer milenio antes de Cristo, en China, no fue hasta el siglo XVII que la British East India Company empezó a importar cantidades masivas de té hasta las costas inglesas, lo demás es historia.

De hecho, en la actualidad tomar una taza de té en Inglaterra con un grupo de amigos en horas de la tarde se ha vuelto una costumbre tan arraigada en la cultura y tradición inglesa que, con el paso del tiempo se convirtió en un evento en sí mismo (“Tarde de té”), que es en realidad un ritual mucho más complicado de lo que parece.

Entonces, ¿Qué es exactamente una “Tarde de té”? 

La tarde de té no era parte de la tradición inglesa hasta hace relativamente poco tiempo (el siglo XIX) gracias a Anna Russel, la séptima duquesa de Bedford quien además era una amiga muy cercana de la Reina Victoria y una de las figuras más prominentes de la sociedad aristocrática en Londres.

Su esposo (Francis Russell, séptimo duque de Bedford) con frecuencia invitaba a sus amigos hombres a reuniones durante el almuerzo para discutir sobre negocios y otros temas políticos y ambientales mientras disfrutaban de una comida ligera. Como consecuencia, sus esposas tenían que esperar durante horas hasta que finalizada la reunión, ellos retornaran a casa para la cena (y no solo eso, durante la década de 1800 en Inglaterra era común hacer solo dos comidas principales al día, el desayuno muy temprano en la mañana y la cena en la noche).

Como la cena solo se servía entre las 8:00 p.m. y las 9:30 p.m. durante los meses de verano (aprovechando que los días eran más largos y se podía ahorrar dinero en velas para iluminar la casa), la Duquesa solía quejarse de ataques de hambre a mitad de la tarde, acompañados de “una sensación de ahogo” cuando debía esperar por la cena hasta altas horas de la noche. Así que empezó a solicitar le fuesen servidos bocados de pan con mantequilla, pasteles, galletas, y una taza de su amado té Darjeeling aproximadamente a las 4:00 p.m., luego de cierto tiempo empezó a invitar a sus amigas a que la acompañaran en su habitación en Woburn Abbey en Bedforshire, para luego disfrutar de una agradable paseo por el campo durante la tarde de verano.

La Duquesa continúo la tradición al regresar a Londres, y al poco tiempo la Reina Victoria se unió a ella y terminó enamorándose de esta idea, tanto así que empezó a solicitar que se le sirviera una “cuppa” (taza de té) acompañada de un pastel cubierta con crema de mantequilla y frambuesas frescas (postre conocido en la actualidad como un Victorian Sponge Cake). Así, nació oficialmente la tradición del té de la tarde en Inglaterra.

La Evolución de la Tarde de Té en Inglaterra

En la década de 1920 las Tardes de Té pasaron de ser unos cuantos bocadillos y una taza de té servidos en una vajilla elegante, a convertirse en un evento social de moda en las clases sociales más altas de Inglaterra. Tan solo imagina la escena: mujeres vestidas con sus trajes largos más elegantes, guantes y sombreros, solo para la ocasión.

Hasta doscientos personas solían invitarse a las casas de la elite inglesa entre las 4:00 p.m. y las 7:00 p.m. para degustar emparedados, pasteles dulces, tortas, y (obviamente) unas cuantas tazas de té. Aunque en la actualidad los scones son prácticamente indispensables en las Tardes de té, estos panecillos se convirtieron en tradición unas cuantas décadas después).

La servidumbre en estas casas servían a los invitados una gran variedad de emparedados, tortas, pasteles, y el mejor té con el que contaran, servido en costosas y elegantes teteras de plata para ser vertido en tazas de porcelana fina china.

Pronto la tradición del Te de la tarde se expandió hasta los hogares ajenos a la elite inglesa y las familias de clase media de Inglaterra empezaron a disfrutar de un paseo alrededor del vecindario luego de una taza de té, pasteles y bocadillos. Al poco tiempo, hombres y señores de los hogares decidieron unirse a la tradición y disfrutar de las tardes de té.

¿En qué consiste el menú de una Tarde de Té?

Una clásica Tarde de té no tiene un menú predeterminado, aunque usualmente incluye emparedados sofisticados y una gran variedad de bocadillos dulces con cremas, pasteles, dulces, y los tés más elegantes y variados.

En ocasiones las Tardes de Té se acompañan con pepinillos o emparedados de salmón ahumado y untados con un poco de queso crema; algunos otros menús un poco más atípicos incluyen pollo adobado, jamón y mostaza.

En Devon, Dorset, Cornwall y Somerset, el “Cream Tea” es una adaptación de las Tardes de Té, la cual consiste en una taza de té (obviamente) con scones y crema batida. También se han vuelto comunes las (Champagne Afternoon Teas) tardes de té y champaña, que típicamente se ofrecen en hoteles de lujo y consisten en servir el té en una elegante tetera de plata seguido de una copa de champaña (por ello su nombre).

“Té alto” versus “Té Bajo”

Al echar un vistazo a los menús en los hoteles es probable que te encuentres con el término “High Tea” (Té alto), utilizado por las clases más altas para designar su sesión de té a las 4 de la tarde, seguido de un paseo por los jardines de Hyde Park. Irónicamente, las clases medias y bajas en Inglaterra toman un “High Tea” un poco más tarde (generalmente entre las 5:00 p.m. y las 6:00 p.m.). Este tipo de evento no era considerado una reunión social, como en las clases más altas, sino más bien como una comida más en el día a día de las clases trabajadoras.

El término tuvo su origen durante la Revolución Industrial cuando los trabajadores regresaban a casa para comer luego de un arduo día de trabajo. En este contexto, el término “high” (alto) hace referencia a que era esa su principal comida durante el día, y no solo una sencilla “Tarde de té”. Como consecuencia todo este embrollo semántico ha transformado en un tabú para los ingleses confundir el término “High Tea” (Té alto) con “Afternoon Tea” (Tarde de té).

De igual forma, los términos “High Tea” y “Low Tea” (Té alto y Té bajo) también hacen referencia a la altura de las mesas en que se sirve el té, con el término “té alto” empleado cuando éste es servido en una mesa de comedor.

¿Dónde disfrutar de una Tarde de Té tradicional en Londres?

Si piensas visitar Londres en un futuro cercano y quieres disfrutar la experiencia de una tarde de té, no tendrás que buscar demasiado. Los hoteles más elegantes de Londres se enorgullecen de servir a sus clientes algunas de las mejores Tardes de té en todo el Reino Unido, por no mencionar la enorme cantidad de restaurantes, cafeterías, e incluso museos que también ofrecen este servicio, aunque a precios más solidarios.

A continuación, algunos de los lugares en Londres que ofrecen a sus clientes una Tarde de té tradicional:

  • The Ritz, W1J 9BR (alrededor de £52)
  • Fortnum and Mason, 181 Piccadilly (alrededor de £44)
  • Brown’s Hotel , Albemarle Street (alrededor de £55)
  • Claridge’s, Brook Street (alrededor de £58)
  • The Dorchester, 53 Park Lane (alrededor de £55)
  • Savoy, Strand, WC2R 0EU (alrededor de £50)
  • Harrods’ Georgian Restaurant, 87-135 Brompton Road (alrededor de £42)
  • The Langham, 1C Portland Place London (£27.50 por niño, o £49 por adulto)

Sin embargo, si tu presupuesto es limitado y estás buscando algo con precios un poco más accesibles, a continuación una lista de otros lugares conocidos por ofrecer una de las mejores Tardes de té en Londres:

  • British Museum, Great Russell Street (alrededor de £25)
  • Orange Pekoe, 3 White Hart Lane (alrededor de £19.95)
  • Zetter Townhouse Marylebone, W1H 7JB (alrededor de £28)
  • St. Pancras Renaissance Hotel, Euston Road (alrededor de £29)