Algunos se refieren a ellos como “barrios marginales” otros aseguran que son “hermosos” e incluso algunos dicen que se trata de “turismo cursi en la pobreza”, lo que nadie puede negar es que si realmente quieres conocer y vivir Rio de Janeiro tendrás que ver al menos una favela con tus propios ojos.

Las favelas, también llamadas “barrios de chabola” por la calidad de sus viviendas, frecuentemente son descritas como zonas en las que abunda la violencia, las drogas y la actividad criminal. Sin embargo, en los últimos años muchas de estas favelas se han convertido en lugares populares para visitar en Rio, tanto así que han logrado tener una gran influencia no solo en la cultura brasileña sino también en la industria turística (hay incluso quienes piensan que las favelas de Rio son en realidad más seguras que otras áreas de la ciudad).

Si quieres recorrer una (¡o más!) favelas durante tu visita a Rio, aquí hay algunos consejos que debes tener en cuenta:

¿Qué son exactamente las Favelas?

Las Favelas (traducidas como “barrios muy pobres” o “barrios de chabolas/chozas” en español) empezaron a aparecer en Rio de Janeiro a finales del siglo XIX como asentamientos de soldados después de la Guerra de los Canudos (que terminó en 1897). Con el paso del tiempo se construyeron más y más de estos barrios en las montañas que rodean la ciudad de Rio de Janeiro, convirtiéndose en el hogar de esclavos y trabajadores extranjeros.

El crecimiento de las Favelas se acentuó aún más durante la década de los 70 cuando más y más personas se mudaron desde el campo a la ciudad en búsqueda de empleo y dinero. En la actualidad Rio cuenta con alrededor de 800 favelas, con aproximadamente 1.5 millones de habitantes ¡Incluso se ha llegado a estimar que de los 190 millones de habitantes de Brasil, la impactante cantidad de 11.4 millones vive en una favela!

Cada favela es única en lo que a diseño arquitectónico se refiere, pero generalmente se caracterizan por una colorida combinación de casas en forma de caja y con techo plano, apiladas una encima de otra en la montaña. Estas casas suelen tener entre dos y cuatro pisos, se encuentran unidas por callejones en forma de laberintos y con cientos de escalones que te trasladan a lo largo de la colina.

Ya que las favelas estuvieron tanto tiempo sin recibir ningún tipo de servicio estadal, las comunidades a menudo sufrieron la falta de drenajes y con ello una cantidad de problemas a lo largo de los años. Sin mencionar el enorme peligro de colocar las casas tan cerca una de la otra… y una encima de la otra.

Durante muchos años se consideró que estos asentamientos se encontraban fuera de los límites de la ciudad, y en consecuencia fueron ignorados por el gobierno brasilero durante un largo tiempo. El control de la zona fue entonces tomado por grupos de crimen organizado o narcotraficantes que establecieron sus propias reglas en la comunidad, y aunque esto permitió que los locales estuviesen protegidos de los robos y otras fechorías que se cometieran en la zona, eso no quiere decir que las comunidades estuviesen completamente protegidas de la violencia, especialmente de aquella que se suscitaba entre bandas rivales.

No fue hasta la década pasada aproximadamente cuando la Unidad de Policía Pacificadora (UPP) inició el arduo trabajo de expulsar a los violentos capos de la droga de las favelas y establecieron una especie de presencia segura en las comunidades (aunque hay quienes aseguran que la policía es aún menos respetuosa que los capos de la droga que en algún momento gobernaron el lugar).

Consejos para mantenerte a salvo en una favela

No hay duda al respecto: suelen cometerse crímenes en las favelas, y en algunas ocasiones los turistas han sido el principal objetivo. Sin embargo, el hecho de que estas zonas lentamente se hayan estado transformando en lugares turísticos que atraen visitantes de todas partes del mundo, lo más probable es que no tengas ningún inconveniente mientras estás de visita en alguna de las favelas de Rio… siempre y cuando sepas lo que estás haciendo.

Primero y principal, si realmente quieres ver una favela con tus propios ojos, no lo hagas solo (no solo por razones de seguridad, también porque es muy fácil perderse en las calles laberínticas de las favelas). También procura evitar callejones oscuros y no uses joyas ni prendas elegantes durante tu visita.

Las mujeres deben evitar usar faldas cortas o ropa reveladora (especialmente si piensas asistir a una de las mundialmente famosas fiestas de las favelas). Tampoco entregues dulces ni dinero a los niños del barrio.

Aunque es común ver a los turistas utilizar sus costosas cámaras y teléfonos móviles cuando van a tomar una fotografía, es importante que si lo vas a hacer (porque sabes que querrás hacerlo) prestes mucha atención a tu alrededor. Evita tomar fotografías de personas con apariencia sospechosa y de ninguna manera fotografíes el interior de las casas (eso si eres lo suficientemente afortunado para poder entrar en una).

Dependiendo de qué favela estés visitando, podrías entrar y recorrerla en mototaxi sin si quiera tener que bajarte de ella. Solo debes tomar en cuenta que estos conductores compiten intensamente entre ellos así que normalmente conducen a una velocidad muy alta.

Favelas a visitar y Favelas a evitar

En líneas generales, las favelas más pobres se encuentran ubicadas al norte de Rio, mientras que las más seguras están en el lado sur de la ciudad. Si realmente te preocupa tu seguridad cuando decidas visitar la favela entonces te recomendamos visitar aquellas que han sido “pacificadas”, estas son alrededor de 34 favelas, número que continua creciendo cada año.

De entre todas las favelas de Rio, las pacificadas y las no pacificadas, estas son las que se han vuelto más populares entre los visitantes:

  • Santa Marta: Es sin duda la favela más famosa de Rio gracias a su estatua dorada de Michael Jackson, la cual fue colocada en su honor luego de que en 1995 grabara allí su video musical “They Don’t Care About Us”. Fue además la primera favela de Rio en ser “pacificada” y se considera una de las más seguras para los turistas (incluso Madonna, Beyoncé y Alicia Keys la han visitado a lo largo de los años).
  • Rocinha: Esta es la favela más grande en Brasil, y aunque hay quienes la consideran una de las favelas más seguras generalmente se recomienda a los turistas que no la visiten sin la compañía de un guía local.
  • Chapéu Mangueira: A pesar de no ser una de las favelas más seguras, tampoco es la más riesgosa. Son muchos los visitantes que la consideran su favela favorita en Rio, así que si tienes tiempo (y conoces a un guía local) intenta visitarla.
  • Morro da Babilonia: Otra favela que no puede ser descrita ni como segura ni como peligrosa, pero que ofrece una vista impresionante de Copacabana y Leme.
  • Vidigal: Es considerada la favela más amigable con los turistas. Los visitantes pueden incluso quedarse en algunas de las casas de invitados (o posadas) y cenar en algunos de los restaurantes y bares de la zona. Después de todo, Vidigal es famosa por su vida nocturna y por albergar algunas de las mejores fiestas de house y samba.
  • Cantagalo: esta favela “pacificada” tiene en la cima uno de los bares más populares (“Gilda No Cantagalo”) al cual solo se puede llegar en mototaxi o van. Allí se ofrecen algunas de los mejores eventos de jazz los domingos. Además, desde aquí puedes disfrutar de espectaculares vistas de Ipanema, Leblon y Copacabana.