Puede que no sea tan grande o tan conocido como el Museo Imperial de la Guerra en Greenwich, pero con seis plantas, innumerables exposiciones y artefactos, salones de investigación y una suite de aprendizaje, el Museo Nacional del Ejército continúa sorprendiendo a cualquier visitante que pase a través de sus puertas.

El Museo Nacional del Ejército se enfoca específicamente en la historia del ejército británico y su papel en la configuración de Gran Bretaña tal como la conocemos hoy en día. Dado que todavía actúa en 80 países diferentes, las acciones del ejército británico no sólo afectan a la sociedad británica actual, sino también a muchas otras naciones del mundo. Es por eso que una visita al Museo Nacional del Ejército es prácticamente un deber para cualquier visitante en Londres, independientemente de si es británico o no.

Las exposiciones del museo reflejan el papel del ejército británico en varias guerras desde la época de la guerra civil inglesa. Las pantallas ubicadas dentro del museo suelen incitar a la reflexión de los visitantes (muchas veces generando polémica) sobre cómo el funcionamiento del ejército británico sigue influyendo en la cultura y las tradiciones británicas hoy en día.

El museo a menudo alberga una gran variedad de eventos, charlas, y exposiciones temporales. Cuenta además con su propia cafetería, tienda y zona de juegos para niños menores de siete años.


National Army Museum, War Horse exhibit National Army Museum, cannon. By Jim Linwood
National Army Museum, exhibit. By Cubby T. Bear National Army Museum, exhibit. By Jim Linwood National Army Museum, painting and display. By Cubby T. Bear

Datos de interés

Hay gran cantidad de secciones dedicadas al papel del ejército británico tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial, también muchas exhibiciones sobre las guerras en Irak, Afganistán, Corea, India y África, e incluso la Guerra Boer, las Guerras Napoleónicas y La Batalla de Waterloo.

Dentro del museo podrás observar muchas fotografías, artefactos, dioramas de tamaño natural y figuras de cera que están esparcidas por todo el museo. Sus paredes están llenas de pinturas que representan escenas de batallas históricas y retratos de importantes oficiales del Ejército británico.

Se permite que los visitantes toquen y sostengan algunos de los artículos expuestos que alguna vez fueron utilizados por los soldados del Ejército británico; los visitantes también podrán echar un vistazo a algunos de los mapas, armas y uniformes. Durante la visita, podrán vestirse y actuar como asistentes médicos en tiempos de guerra en la sección de Servicios Médicos del Ejército y IEDs; adicionalmente, hay un montón de galerías interactivas y prácticas para que los visitantes puedan construir un cohete y/o armar su propio paracaídas.

Algunos de los fascinantes artículos que podrás ver durante tu visita al Museo Nacional del Ejército incluyen:

  • Un esqueleto del caballo de Napoleón Marengo
  • Una sección del Muro de Berlín
  • Una sierra de amputación que fue utilizada para amputar la pierna del Conde de Uxbridge en la Batalla de Waterloo
  • Una túnica manchada de sangre, usada por un soldado durante la Primera Guerra Mundial
  • Un Howitzer de 25 libras que fue utilizado en servicio justo antes de la Segunda Guerra Mundial
  • Un kit médico usado para ayudar a sobrevivientes del Holocausto durante la liberación de Belsen en 1945
  • La orden firmada por el Rey Carlos I que autorizaba a Lord Willoughby de Eresby a fundar “The King’s Lifeguard” (o los Guardianes Protectores del Rey).
  • Un abrigo de oficial británico que fue usado durante la Guerra de Crimea
  • Un mechón de cabello del Rey Teodoro de Abisinia.
  • Una espada de Ronson que una vez perteneció al Capitán Charles Brownlow de la Infantería de Yeomanry de Lurgan
  • Una máscara protectora usada por los miembros de una tripulación de tanque durante la Primera Guerra Mundial

Los niños disfrutarán especialmente de la zona de juego del museo, que cuenta con marcos de escalada y redes, toboganes, túneles y juguetes de construcción.


Consejos Especiales

  • Si no tienes tiempo para visitar el museo, puedes buscar algunas de sus exposiciones en línea disponibles en el sitio web oficial.
  • Si tienes algo de tiempo extra, trata de visitar los Chelsea Pensioners ubicados al lado del museo; allí hay otro pequeño museo de entrada gratuita.
  • Si viajas en coche, intenta visitar el museo un domingo cuando el aparcamiento en las calles cercanas es gratuito.