El Palacio de Kensington, ubicado en las cercanías de Hyde Park podría parecer abandonado e incluso escalofriante, pero en el interior del palacio se encuentra un tesoro perdido de las habitaciones reales, objetos, pinturas e incluso armarios que cualquier entusiasta de la realeza apreciaría.

El Palacio de Kensington ha sido una residencia real durante casi 300 años, y actualmente sirve como la residencia oficial del Duque y la Duquesa de Cambridge, junto con sus dos hijos el príncipe George y la princesa Charlotte.

Durante el siglo XVII, el palacio se rodeaba de un campo exuberante y fue considerado como el "perfecto refugio rural" para los miembros de la familia real. El rey William III y la reina Mary II se mudaron al palacio con la intención de tratar el asma del rey, ya que se creía que el aire que rodea el palacio de Kensington podía ayudar a curar enfermedades sin la necesidad de medicamentos.

Siempre ha permanecido una nube negra sobre el Palacio de Kensington, ya que se rumora está poseído por diferentes espíritus. Y no sólo eso, sino que todos los que han residido dentro del palacio han tenido una triste y solitaria vida. Se dice que tanto la princesa Diana como la princesa Margaret fueron infelices cuando vivían en el palacio de Kensington, y la reina Mary II contrajo viruela a las pocas semanas de haberse mudado al Palacio (Falleciendo poco tiempo después a la edad de 32 años). Por otra parte, la reina Anne quedó embarazada 17 veces cuando vivió en el palacio de Kensington, pero ninguno de sus hijos sobrevivió a la adultez.

En realidad, el palacio de Kensington era un lugar tan triste y sombrío para tantas mujeres que vivieron en él, que una de las escaleras fue pintada con retratos de mayordomos, criadas y bebés con la esperanza de "disipar la maldición" que yacía sobre el palacio.

No obstante, algunos placenteros e importantes eventos de la realeza se han llevado a cabo en el interior del palacio de Kensington a largo de su historia. La Reina Victoria no solo creció y fue criada en el palacio, sino que también conoció a su futuro marido (Albert) dentro del mismo, e incluso se le dio la noticia de su entrada al palacio de Kensington en el año 1837.


Kensington Palace, Kings Drawing Room. By David Bramhall Kensington Palace, Kings staircase. By Jim Deane
Kensington Palace, Orangery restaurant Kensington Palace, Queen Victoria statue. By Alexis Brett Kensington Palace, The Kings Gallery. By Dan Mumford

Información de Interés

A pesar de su deprimente historia, el palacio de Kensington es esencialmente un tesoro escondido en Hyde Park, y es visitado por miles de turistas cada año.

Si decides hacer un recorrido por el palacio de Kensington, hay cuatro "rutas" diferentes que están incluidas en tu boleto de entrada. Estas rutas incluyen la “Victoria Revealed" (una exposición sobre la vida de la reina Victoria), los apartamentos del Rey del Estado (Que enseña a los visitantes sobre la corte de Hannover), los apartamentos de la Reina de estado (que se centra en muchas residentes reales del palacio como William y Mary, y George I), y la "Reglas de la moda" (una exposición sobre los armarios de la reina Elizabeth II, la Princesa Margaret y la Princesa Diana).

En los últimos años, las Salas de Estado del palacio de Kensington fueron completamente renovadas, y como resultado, la mayoría de las salas lucen como si apenas hubiesen cambiado muy poco desde el siglo XVII. Entre las cosas más destacadas dentro del palacio están: Las Escaleras del rey, La Galería del Rey (el más grande de los apartamentos de estado en el interior del palacio de Kensington), y La cámara privada (utilizada por la Reina Carolina para entretener a los invitados).

Asegúrate de pasar más tiempo en la residencia de la reina Victoria, para poder leer las cartas personales entre ella y el príncipe Albert, e incluso ver la ropa y los juguetes de sus hijos. También asegúrate de visitar los famosos jardines del Palacio de Kensington.


Sugerencias Especiales

  • El Palacio de Kensington puede ser impredecible para una gran cantidad de visitantes, por lo que si no estás interesado en la historia real de Inglaterra, o incluso si tienes niños pequeños, puede que esta atracción no sea para ti.
  • Si planeas visitar otro palacio en Londres (o incluso tienes pensado visitar el palacio de Kensington más de una vez), asegúrate de comprar una membresía anual por 48 £ que te otorga la entrada ilimitada en seis palacios reales de Londres durante 12 meses.
  • i planeas visitar el Hyde Park, así como el palacio de Kensington, es recomendable recorrer primero el palacio en caso de que te canses de caminar por el Parque.