Esta es una de las direcciones más famosas en el mundo y es la puerta más fotografiada en toda Inglaterra, sin embargo muchas personas ni se molestan en incluir al número 10 de Downing Street en sus paseos, ya que no hay posibilidad de acercarse a él. Pero a pesar de que no puedas entrar en el número 10 de Downing Street, y mucho menos caminar por la calle Downing, el solo hecho de tomar una foto a la puerta frontal negra es una actividad turística por si sola.

El Numero 10 de Downing Street es esencialmente la Casa Blanca de Londres, y ha sido la sede oficial de los primeros ministros británicos desde 1735. La primera casa residencial construida en el número 10 de Downing Street fue construida por Sir Thomas Knyvett en 1581; (Mejor conocido por detener a Guy Fawkes después de la conspiración de la pólvora). Entre muchas de las famosas figuras políticas que vivieron y / o trabajaron en 10 Downing Street se encuentran Winston Churchill, Margaret Thatcher, el Joven Pitt, Robert Walpole, Benjamin Disraeli, William Gladstone y David Lloyd George.

Tanto la Primera y Segunda Guerra Mundial fueron dirigidas desde el interior de esta edificación. Igualmente, muchas de las decisiones clave relacionadas con el Imperio Británico se desarrollaron aquí también, tales como la construcción de la bomba nuclear británica, la “Gran Depresión”, y muchas otras.

El número 10 de Downing Street también se extiende hasta el número 12 de Downing Street (debido a la interconexión entre sus corredores y edificios, constituyendo gran parte de la calle), y muchos líderes mundiales importantes visitan el número 10 de Downing Street durante todo el año siempre que el primer ministro británico alberga una recepción o evento de caridad.


10 Downing Street, gates. By David Holt 10 Downing Street, heads of state dinner
10 Downing Street, police. By Eric Huang 10 Downing Street, security sign. By David Holt 10 Downing Street, sign. By Dave Storm

Sabías que

La puerta frontal del número 10 de Downing Street es la puerta más fotografiada de toda Gran Bretaña, y sólo se puede ver cuando se mira a través de los portones de Whitehall, (donde puedes ver la la piedra blanca y la puerta de acero negro con el número "10" en él). La puerta se hizo originalmente de madera de roble, pero fue reemplazada con un material a prueba de explosiones en 1991 después de que el Ejército Republicano Irlandés Provisional (IRA) detonara una bomba cerca del jardín.

Para aquellos con buena vista y / o una cámara con un buen zoom, deberían de ser capaces de ver la aldaba de hierro negro en la puerta principal (con forma de una cabeza de león), así como el buzón de latón con la inscripción “Primer Lord del Tesoro”.

Los ladrillos negros icónicos de la casa también son famosos (aunque en realidad por debajo son de color amarillo). Se tornaron sucios y negros por el humo de Londres durante el siglo XIX, y debido a esto, durante la década de 1960 se pintaron de negro desde que las personas se acostumbraron a verlas así.

El Número 10 de Downing Street en su interior es un tesoro de maravillas arquitectónicas que muy pocas personas han visto (a menos que seas famoso o por supuesto de la Realeza). Su escalera principal es quizás uno de los puntos más famosos y destacados de la casa, ya que las paredes de la escalera están alineadas con los retratos de los anteriores primeros ministros británicos.


Sugerencias especiales

  • Para lograr ver mejor, puedes tener una toma clara del número 10 de Downing Street, cuando tomes un paseo en el piso superior de un autobús de dos pisos (específicamente en la ruta # 11). También puede obtener una buena vista del número 10 de Downing Street, cuando también tomes un paseo en el London Eye.
  • Si estas esperando para tomar una foto del primer ministro entrar o salir de la residencia, asegúrate de llevar una buena cámara con un buen zoom adicional.
  • Si tienes suerte, los agentes de policía pueden ser lo suficientemente amables para posar en la foto contigo o responder cualquier pregunta que les hagas.
  • Evita descansar en los alrededores de Downing Street durante una protesta o demostración; (Aunque esto sólo ocurre en raras ocasiones).