Consejos Para Evitar Carteristas En Londres

Con Londres convirtiéndose en uno de los destinos turísticos más populares del mundo, son muchos los ladrones que se están ganando la vida despojando a los turistas de sus objetos de valor mientras caminan por las calles de la ciudad. Aunque la probabilidad de que seas víctima de algún carterista en Londres suele ser increíblemente baja, nunca está demás prevenir.

Así que ya sea que estés caminando por los alrededores de algunas de las principales atracciones turísticas de Londres o deambulando por alguna calle solitaria, siempre debes estar atento a tus pertenencias y tomar ciertas precauciones para evitar ser robado durante el paseo. Estos son algunos consejos a tener en cuenta durante tu viaje a Londres:


No parezcas turista

Esto a veces puede ser bastante difícil, especialmente si estás realizando algún tour o pasas demasiado tiempo en algunas de las atracciones turísticas londinenses, pero aun así hay que intentarlo. Parecer un turista es una de las formas más efectivas para llamar la atención de los ladrones, quienes creerán que, al estar de visita en una de las ciudades más caras del mundo seguro debes tener mucho dinero. Así que, cuida mucho tu apariencia antes de salir a las calles y recuerda: nada grita tanto “turista” como una persona que camina por las calles con zapatillas deportivas y una mochila tonta, mientras toma miles de fotos a cualquier cosa.


No pidas direcciones en la calle

En lugar de preguntar a cualquier persona en la calle por una dirección, intenta entrar a alguna tienda y pedir ayuda a los empleados. Si no encuentras ninguna tienda cerca, entonces busca a alguien que use un pequeño paquete, lo más seguro es que sea un portero o que trabaje para alguna tienda.

London Thief

Photo credit: Kat N.L.M.


Mantente alerta al momento en el que el bus o tren se vaya a detener

El momento pico para cualquier tipo de robo son los segundos antes de que la gente se baje del tren o el autobús, ya que es fácil para un ladrón tomar rápidamente algo y salir corriendo por la puerta antes de que la víctima tenga tiempo de procesar lo que acaba de suceder. Así que aférrate a tus objetos de valor y mantente alerta, incluso si no piensas a bajar en la siguiente parada.


Nunca viajes cuando tienes sueño, resaca, o estás borracho

Esto puede ser más fácil decirlo que hacerlo, pero los ladrones están constantemente al acecho de los blancos fáciles, y ese blanco fácil podrías ser tú luego de una intensa noche de tragos (o en la mañana luego de haber bebido en cantidad).


No lleves joyas o accesorios

Claro que Londres es una ciudad bastante influenciada por la moda y que a los lugareños les encanta vestirse con las mejores pintas, pero eso no significa que tienes que usar los accesorios más costosos mientras estás de paseo por la ciudad. De hecho, es recomendable parecer lo más pobre posible cuando desees visitar las principales atracciones turísticas, o incluso cuando estés fuera de la ciudad. Más de un ladrón estará revisando cuidadosamente tu apariencia y tus pertenencias para saber cuánto valen.


No utilices tu teléfono en público

¿Tienes pensado usar tu nuevo iPhone para tomar fotos, escuchar música y llamar a la gente mientras viajas? Pues piénsalo otra vez, porque al exponer demasiado tu nuevo y elegante teléfono puedes estar seguro de que algún ladrón posará su mirada en ti, y seguramente te seguirá durante el recorrido. Los teléfonos se han convertido en mercancía altamente valorada en el mundo de los carteristas, así que ten cuidado siempre que decidas sacarlo de tu bolso o bolsillo.

Para las mujeres: No lleves bolsas de mano

Los bolsos de mano son fáciles de arrebatar, así que trata de usar algún bolso o mochila que puedas cruzar desde tu hombro. Tampoco dejes tu bolso colgando en la silla de algún restaurante, es preferible mantenerlo en tu regazo, a tus pies, o cruzarlo alrededor de la silla.

Evita guardar todas tus pertenencias en un solo lugar

Así en caso de que algún ladrón logre quitarte algo, no serán absolutamente todos los artículos de valor. Por ejemplo, puedes poner tu teléfono en el bolsillo, la cartera en un cierre diferente, y guardar parte de dinero fuera de la cartera en algún lugar seguro.