Las Habitaciones de Guerra de Churchill se encuentran escondidas bajo un complejo de edificios en Whitehall, por lo que son frecuentemente ignoradas por aquellos que pasan cerca de la ubicación. Pero si estas interesado en aprender más sobre la vida en Londres durante la Segunda Guerra Mundial, no hay mejor atracción que las Habitaciones de Guerra.

Las Habitaciones de Guerra de Churchill actualmente pertenecen al Museo de Guerra Imperial, pero fueron utilizados en el pasado por el gobierno británico entre el año 1939 y 1945. Durante este tiempo, las Salas de Guerra funcionaron como un búnker durante las guerras en Churchill y también eran utilizadas por el gobierno durante el Bombardeo del Blitz, así como un área de inteligencia para proporcionar resúmenes al Rey George VI.

El museo tiene toda una sección dedicada al ex Primer Ministro Británico, Winston Churchill, que sirvió de 1940 a 1945. Churchill utilizo el Bunker para tener conversaciones telefónicas secretas con el presidente Roosevelt, para transmitir filmaciones actualizadas de los ciudadanos británicos durante la guerra, e incluso para declarar la guerra en Alemania. Pero lo más importante es que el búnker proporcionaba a Churchill y a su gabinete un espacio privado para planificar las acciones que debía tomar Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial con el fin de derrotar a Adolf Hitler y la Alemania nazi.

Se dice que cientos de personas vivieron aquí n algún momento durante la guerra, por ello los búnkeres eventualmente incluyeron dormitorios para el personal, habitaciones privadas tanto para los oficiales militares y ministros de alto nivel, como habitaciones para los mecanógrafos y operadores de las centrales telefónicas.

El búnker también proporcionó a Churchill su propia oficina-dormitorio, donde dormían ocasionalmente su hija (Mary Soames) y su esposa. Incluso hubo un baño privado para Churchill que tenía un letrero de “ocupado” en la puerta. (Sin que muchos lo supieran en realidad no era un baño si no una habitación telefónica con línea directa para hablar con el Presidente Franklin Roosevelt).

Después de que la guerra terminara, las habitaciones en el búnker permanecieron intactas durante muchos años, pero en el año 1984 las Salas de Guerra finalmente fueron abiertas al público para educar a los visitantes sobre la participación de Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial.


The Churchill War Rooms, mannequin. By Tracey Hind The Churchill War Rooms, Winston Churchill mannequin. By Ryan Buterbaugh
The Churchill War Rooms, exhibit. By Ryan Buterbaugh The Churchill War Rooms, exhibits. By Heather Cowper The Churchill War Rooms, exterior. By Alexis Brett

Sabías que

Paseando por los pasillos poco iluminados, los visitantes pueden caminar por las distintas secciones de las Salas de Guerra, como la Sala de Mapas, la habitación telefónica del Transatlántico, el dormitorio de la señora Churchill, e incluso la habitación que Churchill utilizó para grabar emisiones durante la guerra dirigidas al público de Gran Bretaña.

En el Museo Churchill existe una galería interactiva donde los visitantes pueden pasear por cada sección para leer más sobre la vida de Churchill (orden cronológico). Fácilmente los turistas pueden pasar el día entero leyendo sobre la vida del ex primer ministro, que se inicia desde su nacimiento hasta el día de su muerte. También podrás ver fotografías íntimas de Churchill y su familia, así como fotografías de las Salas de Guerra durante la Segunda Guerra Mundial, e incluso documentos, fragmentos de películas famosas y entrevistas con su personal más cercano.

También puedes leer las cartas entre Churchill y su esposa Clementina, ver su cigarro y el famoso traje rojo de Sirena en una de sus primeras pinturas, y escuchar los extractos de algunos de sus discursos más famosos.


Consejos especiales

  • Prepárate para perderte en los pasillos laberínticos. No es raro que los visitantes se pierdan durante el recorrido, o que incluso se pierda algún miembro de tu grupo y te des cuenta hasta después que sales del museo.
  • Hay mucho material de lectura disponible, por lo que si te interesa recorrer el lugar con niños pequeños a la mayoría no le gusta estar horas y horas de pie , por lo que tendrás que planificar la duración de tu visita.
  • Prepárate para hacer largas colas durante las vacaciones o los meses de verano. Si tienes pensado pasar un rato leyendo todo el material del museo, trata de llegar antes de que abran las puertas de las Salas de Guerra.
  • Si solo vas a pasar un tiempo limitado en Londres, y también deseas visitar el Parlamento, la Abadía de Westminster y el Palacio de Buckingham, puedes lograrlo fácilmente en un solo día (pero asegúrate de levantarte temprano para que tengas tiempo suficiente para recorrerlos!)