Decir que el HMS Belfast es una atracción turística única en Londres es un eufemismo tomando en cuenta de que se trata de un "museo flotante". El HMS Belfast es un barco permanentemente atracado en el río Támesis y aunque actualmente funciona como museo, originalmente fue un crucero ligero de la Armada Real. Su construcción comenzó en diciembre de 1936 aunque no fue presentado oficialmente hasta 1938.

El HMS Belfast desempeñó un papel importantísimo en varias operaciones durante su uso entre los años de 1939 y 1963. En 1939 específicamente, el HMS Belfast participó en el bloqueo naval británico contra Alemania (e incluso fue impactado por una mina alemana), mientras que en 1943 este buque ayudó a escoltar a los convoyes árticos a la entonces Unión Soviética.

Un año más tarde, el HMS Belfast participó en la Batalla de Cabo Norte (durante la cual ayudó a destruir un buque de guerra alemán), y en 1944 asistió con la Operación Overlord en apoyo de los desembarcos de Normandía. Un año después, el HMS Belfast fue desplegado en el lejano oriente para ayudar con la flota del Pacífico británico antes de asistir a la Guerra de Corea durante los años cincuenta. El HMS Belfast se retiró en 1963, y se convirtió en una sede del Museo Imperial de la Guerra en 1978.


HMS Belfast, boat. By Rodrigo Lorca HMS Belfast, exhibit. By Roger Marks
HMS Belfast, exhibit. By David G. Steadman HMS Belfast, front shot. By Ian Haskins HMS Belfast, pier. By David Stanley

Datos de interés

Gracias a las numerosas instalaciones interactivas y realistas del HMS Belfast, los visitantes pueden tener una vista panorámica de lo que habría sido vivir, trabajar y dormir en el barco durante los tiempos de guerra. No sólo podrán explorar las nueve cubiertas del HMS Belfast, también pueden visitar las múltiples habitaciones del buque, como la lavandería, la capilla, la sala de radios, la alcoba del capitán, el comedor, el área de enfermería, la galera, la plataforma para el manejo de armas, e incluso una tabla de conspiración audiovisual interactiva (¡Prepárate para llenar tu cara de humo artificial al visitar la torre de armas!).

Hay videos interactivos para ilustrar cómo la tripulación del buque habría funcionado a diario, así como maniquíes de cera vestidos con uniformes en las áreas de trabajo y de vivienda del buque. Incluso podrás escuchar los comentarios de primera mano de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial en la exposición “Life At Sea” y aprender más sobre las numerosas campañas de la nave en la exposición “War and Peace”.

Recientemente, el HMS Belfast estrenó una intervención artística del famoso artista Hew Locke titulada “The Tourists”, para la cual Locke creó una "historia alternativa" de la tripulación en lo que fue el último viaje internacional del barco al Caribe en 1962.


Consejos Especiales

  • Aunque el tiempo de visita recomendado es de alrededor de 90 minutos, si deseas recorrer el barco en su totalidad, te recomendamos llegar un poco más temprano y así tendrás tiempo suficiente para hacerlo.
  • Para la mejor vista de los monumentos cercanos de Londres, hay algunos puntos específicos en las cubiertas principales que proporcionan magníficas oportunidades para tomar fotografías.
  • Si tu plan es caminar hasta el HMS Belfast, trata de seguir la ruta desde el Tower Bridge a lo largo del terraplén para tener una vista impresionante tanto de la Torre de Londres como del paisaje de la ciudad.
  • ¡No te pierdas la excelente oportunidad para tomar fotos y/o selfies en la silla del capitán!
  • Tal vez no sea necesario decirlo, pero si eres propenso a marearte, intenta no visitar el HMS Belfast en un día lluvioso o ventoso.